Heineken ha aterrizado en el aeropuerto JFK con el firme propósito de cambiar los planes a muchos viajeros. Observar lo que ha hecho: