Japón, un país con un índice de asesinatos muy bajo, está aún conmocionado con la noticia sobre el que ya llaman “Twitter Killer” (El Asesino de Twitter).

Un hombre de 27 años que se describía en su perfil como experto en ahorcamientos (su nombre era @hangingpro), y cuya foto de perfil era una imagen de un personaje de manga que lleva una soga como corbata, se dedicaba a contactar con gente que había expresado su deseo de suicidarse, para acercarse a ellos, llevarles a su casa y descuartizarles. Así mató a 9 personas (que se sepa) el mes pasado.

Él mismo afirmaba: “Quiero ayudar a gente que está sufriendo. Envíame un DM en cualquier momento“.

Hace pocos días, los internautas se revolucionaban porque Twitter, que presume de ser un lugar de diversidad, había bloqueado el término bisexual. Si lo buscabas, no aparecía ningún resultado, como si nadie lo hubiera utilizado nunca en la red. Tras unas horas, lanzaron un comunicado hablando de un error en las búsquedas de ciertos temas… pero siguió igual. En vista de la reacción del público se echaron atrás y los resultados volvieron a aparecer. Pero hasta ahora no habían tenido tanto cuidado con temas tan delicados como el del suicidio o las autolesiones.

Por ello, el propio Jack Dorsey, CEO de Twitter, viajó esta semana a Japón (el segundo país del mundo más importante para esta red) y afirmó: Necesitamos tomar responsabilidad absoluta y asegurarnos de que nuestra herramienta se utiliza de una manera sana y positiva“.

Y ya se han cambiado las reglas de Twitter en este sentido. Esto es lo que se puede leer ahora mismo en ellas: “Suicidio y autolesiones: no puede fomentar ni promover el suicidio o las autolesiones. Si recibimos una denuncia de que una persona está amenazando con suicidarse o autoinfligirse daños, podemos tomar una serie de medidas para ayudarla; por ejemplo, podemos comunicarnos con ella y ofrecerle recursos, como la información de contacto de nuestros socios en temas de salud mental.

Siempre es positivo ver una rápida respuesta ante un tema así. Ahora tendremos que comprobar si realmente es efectiva. ¿Qué os parece?