El diario Folha de S.Paulo ha anunciado que dejará de publicar sus noticias en su página de Facebook, lo que considera una “decisión inédita en el mundo”. Por supuesto, los lectores podrán continuar compartiendo sus artículos en sus perfiles, y además el periódico no eliminará su cuenta en la red, pero dejará de actualizarla y de añadir contenido en la misma. Folha es el periódico de mayor distribución en Brasil (279.642 ejemplares en su edición impresa), pero además tiene casi seis millones de seguidores en Facebook, lo que le convierte en el más popular en la red.

El director del diario, Sergio Dávila, ha hablado sobre los riesgos que implica tomar esta decisión. “El principal es la pérdida de audiencia. Una buena audiencia tiene variedad de fuentes, no puede depender solo de una. Los medios que construyeron su modelo de audiencia sobre Facebook tendrán más dificultades para adaptarse a la nueva realidad. No es nuestro caso”, ha afirmado.

Esta era una opción que ya se habían planteado anteriormente, por ejemplo cuando surgieron los Instant Articles. En este sentido, el diario ha afirmado que “con los Instant Articles, los periódicos transfieren gratuitamente sus contenidos a la red social, sin derecho a cobrar por su acceso, a cambio de acelerar la descarga de las páginas. La única remuneración ofrecida por Facebook era referente a la venta de anuncios dentro de su plataforma”. Y añade que prefirieron no aceptar estas condiciones y que “toda decisión editorial trae consigo una manifestación política. Folha cree que el contenido de calidad tiene que ser remunerado; que el usuario tiene que exponerse a opiniones contradictorias; que el noticiario debería seguir los parámetros del periodismo profesional antes de ser divulgado. Y Facebook no parece tener en cuenta nada de eso

La decisión definitiva se tomó en el momento en el que Facebook anunció que daría prioridad a las publicaciones de familiares y amigos frente a los contenidos periodísticos. Por eso, en su despedida de esta red, el diario afirma que “La importancia de Facebook como canal de distribución estaba disminuyendo significativamente incluso antes del cambio del mes pasado, una tendencia observada también en otros medios”. De hecho, tanto este como otros medios digitales han notado cómo esta medida para que los usuarios reciban más información atractiva y cercana se ha traducido en una bajada de impresiones, tráfico y alcance.

Además, Dávila ha criticado que Facebook no haya resuelto el problema de la difusión de noticias falsas: “Varios estudios están mostrando que el cambio de algoritmo ha aumentado el alcance de estos bulos, en detrimento del periodismo profesional. Tiene sentido: las noticias falsas son más sensacionalistas y tienden a ser más compartidas que las noticias verdaderas. Como la nueva fórmula favorece que se compartan contenidos personales, las fake news ganan”.

Añade además que las reglas de Facebook son cambiantes y por tanto poco claras: “Los periódicos quieren estar donde está a audiencia. Si está en el duopolio Google y Facebook, allí estarán los periódicos. Pero las reglas del juego tienen que ser claras y no cambiarse cada rato, solo bajo el criterio de una de las partes. Es lo que ha ocurrido con Facebook, que prácticamente bloqueó el periodismo profesional en sus páginas”.

Ahora nos queda saber si esta será una excepción o si otros medios comenzarán a seguir el camino de Folha. ¿Qué opináis?