El cortometraje del sorteo de la Lotería de Navidad de este año, dirigido por Alejandro Amenábar, narra una bonita historia de amor en Madrid.

Alejandro Amenábar ha dirigido la campaña del Sorteo Extraordinario de Navidad de Loterías, y que se ha realizado a modo de cortometraje cuyo título es ‘Danielle y Daniel’ . La agencia Leo Burnett, por cuarto año consecutivo, ha sido la encargada de realizar la campaña creativa.

Si tenéis ganas de más, aquí tenéis la película completa de 20 minutos

El amor, los sueños, las emociones e ilusiones vuelven con el anuncio de la Lotería de Navidad 2017.

danielle spot loteria navidad 2017 amenabar

En la película se cuenta la historia de Danielle, una joven rubia venida del espacio hasta la Tierra, concretamente a Madrid, quien pasea asombrada y sonriente junto a su perro por las calles de la capital, mágica en Navidad. La castañera, el olor a carbón, el cartel de Schweppes, el Retiro, Doña Manolita, copan las imágenes de este estético anuncio.

danielle spot loteria navidad 2017 amenabar

La joven entra en una administración de Lotería y toca un décimo. Comprando lotería, Danielle conoce a Daniel, un joven con muchas esperanzas en que le toque la Lotería de Navidad. El joven invita a la extraterrestre a una caña y a jamón en un bar madrileño, protagonizando una de las escenas más cómicas del spot.

Ambos pasean por los Jardines de Sabatini y el Palacio Real mientras él, afanado, enseña a la alienígena a pronunciar su nombre. Al final se la lleva a su casa, en cuyo sofá ella se queda dormida e inunda la casa del chico de nebulosas azules. Ambos, llenos de amor, vuelan en el espacio… pero al sonar el despertador, Daniel vuelve a la realidad y, afortundamente, allí sigue ella: una chica rara, que no sabe hablar español pero cuya sonrisa tiene al joven enamorado.

Pasan las Navidades juntos, viajes en el Metro, luces navideñas… y llegó el beso que llenó de vida a Daniel, quien trabaja en un autobús turístico en Madrid.

Sin embargo, Danielle se pierde y no llega a casa de Daniel una noche. Él se entristece y la recuerda cada noche que ella no regresa porque no sabe cómo llegar, porque el metro está cerrado por obras. La ‘marciana’ le espera a las puertas de la administración de Lotería y él piensa en ella mientras toca desesperado el décimo, como intentando volver a traerla.

Finalmente, mientras Daniel se encuentra trabajando y enseñando en un bar a un grupo de japoneses a comer churros, ve por la televisión que en la administración donde compró el décimo se había vendido el Gordo y la gente lo estaba celebrando. Acude rápidamente a buscar allí a su chica, pero se cruza con ella sin verla. Daniella se acerca también y en medido de la celebración regala su perro al lotero que ha vendido el Primer Premio. No ve a Daniel, se siente triste, pero por fin lo vuelve a encontrar, él llora, ella sonríe y se funden en un precioso abrazo.

Sin duda, le tocó la Lotería, al amor de su vida.