La agencia sueca «Saatchi & Saatchi Stockholm» creo para invitar a los asistentes del Festival de Terror Sueco una almohada, en la que iba impresa la frase «es sólo una pelicula» repetidamente. En la etiqueta del cojín figuraba la hora y el lugar del evento.