Seguramente habréis oído hablar del nuevo algoritmo de Google Penguin 4.0 y de los cambios que ha provocado a la hora de llevar a cabo una estrategia SEO exitosa.

Parecen muy lejanos los tiempos en los que nos peleábamos con clientes que nos pedían textos en los que se repitiera la misma palabra clave 25 veces, incluso aunque la frase perdiera sentido porque en dicha combinación de keywords faltaba un artículo, o el resultado fuera plano, repetitivo y aburrido. Pero ocurría, vaya si ocurría.

Ahora todos nos hemos rendido al valor del contenido. Las agencias, Google y hasta los clientes, que ya es decir.  Ya no vale todo, y si quieres un buen posicionamiento SEO no te va a valer con leerte un post con las 10 claves para aparecer en la primera página de Google. La creatividad (y esto nos encanta) es la clave.

Claro que decirlo es muy sencillo, pero ¿cómo aplicamos la creatividad al SEO? Pues igual que conseguimos una buena estrategia en medios sociales, o una buena campaña en medios: recurriendo a profesionales. No, en esto tampoco vale tu primo, el que sabe borrar cookies y reiniciar cuando tu ordenador se queda pillado.

No tiene por qué ser especialmente caro, todo depende de lo que nos propongamos conseguir. Lo que sí es indiscutible es que necesitamos una agencia de posicionamiento SEO. Una que sea capaz de aplicar la creatividad al posicionamiento de tu marca. Cualquier otra cosa, en el punto en el que estamos, es perder el tiempo.