Así es, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha presentado una demanda colectiva contra Facebook en tu nombre, en el mío y en el del resto de Españoles con cuenta en esta red social, porque ninguno de nosotros hemos sido informados ni hemos expresado nuestra expresa conformidad con el tratamiento que se hacía de nuestros datos, por lo que estarían violando la Ley de Protección de Datos.

Por ello, solicitan una compensación de, al menos, 200 euros para los usuarios de la red social por el uso indebido de sus datos. Y dado que no es únicamente por los perjuicios que se hayan podido generar por las filtraciones, sino por un mal uso general, esta demanda no se limitará solo a los usuarios afectados por el escándalo de Cambridge Analytica, sino que representará a todos los usuarios de Facebook en España.

Leemos en la web de OCU que, “en cuanto a la compensación, será la Administración de Justicia quien, en última instancia, evaluará el daño y deberá calcular la cantidad final de la indemnización. Sin embargo, teniendo en cuenta los beneficios comerciales que Facebook ha obtenido con los datos de sus usuarios y la infracción que ha cometido en la protección de los mismos, OCU cree que no debería ser inferior a 200 euros.

Según OCU, el escándalo de Cambridge Analytica es solo un ejemplo de un modelo de negocio mucho más amplio por parte de Facebook, en el que los datos se recopilan y se utilizan sin que los usuarios hayan dado su consentimiento expreso ni hayan sido informados al respecto.

OCU recuerda que, desde el comienzo del escándalo de datos, las organizaciones del grupo Euroconsumers de España (OCU), Portugal (Deco-Proteste), Italia (Altroconsumo) y Bélgica (Test-atachts) responsabilizaron a Facebook y le enviaron una advertencia con algunas demandas muy claras en nombre de los más de un millón y medio de consumidores que representan.

Por un lado, las Organizaciones pidieron a Facebook que aclarara cómo tenía pensando compensar, no solo a las víctimas del escándalo de Cambridge Analytica, sino también a todos los demás consumidores cuyos datos estaban siendo mal utilizados por la plataforma. Y por otro, que explicara cómo pensaba situar a los consumidores en el centro del control de sus datos, permitiéndoles realmente decidir dónde, cuándo y con quién quieren compartirlos, cuándo quieren dejar de hacerlo y cuándo los quieren recuperar.

Estas demandas también fueron discutidas y fuertemente defendidas durante la reunión que mantuvieron representantes de estas organizaciones con Facebook el pasado 11 de abril en Bruselas, pero, dado que las respuestas recibidas no fueron entendidas como satisfactorias, Euroconsumers, como última convocatoria, relanzó sus demandas a Mark Zuckerberg antes de su comparecencia en el Parlamento Europeo hace unos días.

¿Cuál creéis que será el desenlace?