Si vamos conduciendo y de repente nos encontramos con estas vallas, seguramente nos daremos un susto de infarto, después nos reiremos pensando que somos los juguetes de dos niños traviesos, y lo mejor que podemos hacer es no pensar en qué sucedería con nuestro coche si realemente estos niños nos cogiesen y jugasen con nosotros. Me asusta.

Hotwheels ya lleva tiempo con esta línea de comunicación, como podemos ver en estas otras gráficas para el exterior de un puente en México, o de Columbia.

vía: ads of the world | adexamples