Colgate se ha desmarcado con una campaña agresiva que a más de uno le va a fastidiar el momento más dulce del día. Eso sí, efectiva no dudo que sea, porque si después de tomarte un delicioso helado, lleno de azúcar, te encuentras un palo con forma de cepillo que dice literalmente “don´t forget Colgate” no te queda otra que ir a cepillarte los dientes.