Hace no muchos meses las empresas se veían obligadas a modificar la forma de llevar sus productos a sus clientes y cómo se los ofrecían. Muchas marcas echaban el cierre a pie de calle pero no podían tener paralizada la actividad y, por ello, trasladaron sus productos a plataformas digitales para seguir ofreciendo sus servicios a sus consumidores.

El comercio electrónico ya estaba irrumpiendo en la sociedad de forma muy relevante y contundente. Empresas como Amazon o Aliexpress sentaban las bases de las ventras online y, con la crisis del COVID-19, muchas empresas que sólo comercializaban sus productos a pie de calle se vieron obligadas a trasladar su negocio al ámbito digital.  

Todo ese cambio de modelo consumista irrumpió fuerte hacía unos meses cuando todo el mundo se tenía que quedar en sus casas y buscar alternativas para el ocio y el consumo tras las pantallas. Esta crisis hizo que las compañías tuvieran que, de la noche a la mañana, abrir sus propios perfiles de redes sociales, analizar el mercado para realizar sus promociones, buscar dónde se encontraban sus consumidores, servicios de logística, transporte, etc. Con la apertura y el cambio de actividades, las empresas han decidido compaginar las ventas online con las presenciales. Un efecto que muchas de estas compañías o pymes no tenían en mente a corto/medio plazo. 

Aun con la reactivación de la economía los expertos asumen que el incremento de ventas online aumentará, aun pasando la crisis del COVID-19, más de un 20%. Inclusive, hemos podido comprobar como algunos restaurantes de alta gastronomía han optado por el delivery como medio de subsistencia. Todo esto ha provocado también que se lleve a cabo un plan de contenidos especiales para los consumidores con información a cerca de cómo se deben utilizar los productos, sus diferentes aplicaciones e incluso tips de otro tipo. 

El top 5 de los must que una marca necesita para ante el nuevo escenario: 

·      Redes sociales fuertes: trabajando en profundidad todos los canales para promocionar el ecommerce.

·      Plataforma de ecommerce profesionalizada. Y es que, según el E-commerce Digital Congress, más del 80% de los ecommerce no alcanzan el éxito esperado, principalmente debido a una incorrecta selección de plataforma.

·      Instagram como canal de venta de compra por impulso: En esta crisis la venta online se dispara con fuerza y hay que potenciar la parte de tienda online que pone al servicio esta red social. 

·      Newsletter como canal de comunicación: Es el canal que mejor funciona para comunicar ofertas y promociones con un alto nivel en contenido real que se genera a través de la información, el diseño y las fotografías. 

·      Transmitir seguridad: Trasladar, a través de los soportes digitales, toda la información seguridad y las medidas llevadas a cabo.