Hace dos años, Instagram reconoció que en su API había habido una brecha de seguridad por la cual se habían podido obtener los datos de 6 millones de cuentas. Dichos datos se vendieron y tras el escándalo se modificó la API para que no se pudieran realizar peticiones de grandes cantidades de información.

No sabemos si ahora esos mismos datos se han vuelto a poner a la venta o ha habido un nuevo fallo de seguridad, pero el caso es que de una forma o de otra ha aparecido en Amazon Web Service una base de datos privados de millones de influencers, entre los que se encuentran algunos con mucho peso dentro de la web social, como bloggers o cantantes, con millones de seguidores cada uno.

Al parecer, la base de datos pertenecía a la agencia Chtrbox, dedicada precisamente a la gestión de influencers. De hecho, junto a cada nombre se podía ver un valor numérico que correspondía al precio que se podría pagar por una publicación a cada uno, basándose en su relevancia según la cifra de seguidores, engagement, alcance e interacciones que conseguían con sus publicaciones. Eso, además de sus emails, teléfonos, etc.

La base de datos ya ha sido retirada de Amazon, pero no sabemos quién ha tenido acceso a ella ni qué uso le darán. Y tampoco, por el momento, lo que tiene pensado hacer Instagram al respecto.