A partir de ahora los envíos que hagan ONU y Cruz Roja, van a tener un segundo uso mucho más divertido. La idea de este packaging, llamado Dream Ball, es de los Coreanos Unplug Design.

Ahora tan sólo hay que convertir un tubo de cartón en un increíble balón, que hará despertar la sonrisa de más de un niño, y porqué no, tambien la de alguno de nosotros.