Simpre se dice que en publicidad exterior lo mejor es que no haya demasido texto, y que se entienda facilmente el producto. Desde luego los chicles Hubba Bubba lo han conseguido. No hace falta que explique nada, tan sólo hay que mirar la imagen.