Para un buscador de contenido, las imágenes (fotos y dibujos), así como los objetos en Flash – de momento – no pueden ser leídos, lo cual disminuye la importancia que estos pueden tener en el contenido, ocupan lugar en la página que no se aprovecha para el posicionamiento y, si son elementos de navegación (botones), impiden al buscador conocer la sección de destino a la que dirigen.

La solución a esto es añadir los atributos TITLE y ALT a todas las imágenes que se incluyan en una página web. El primer término hacer referencia al título de la imagen, mientras el segundo se refiere al texto que debe aparecer en la página en el caso de que la imagen no pueda ser cargada, así como el texto que debe mostrarse a los navegadores web para invidentes.