El pasado 15 de abril, Starbucks organizó una gran acción de estreet marketing en el mismo corazón de Nueva York.El objetivo era luchar contra desforestación invitando a los adeptos al café a llevarse a utilizar mugs reutilizable. El titular de la campaña decía: ¡Una persona puede salvar un árbol, juntos podemos salvar bosques!

Así, las personas que compraban su café en un Starbucks limítrofe podían ofrecer un vidrio reutilizable de plástico. Todos los cafés quedaban registrados en el mismo suelo y formaban un árbol gigante.