Es una tradición en Japón que sus sus amigos y familiares hagan 1.000 grullas de origami cuando alguien está enfermo o tiene algún problema grave para que se recupere.

Aunque esté en Madrid, una joven llamada Maikiko ha comenzado a hacer sus grullas para solidarse con su pueblo con la colaboración de los internautas y de la cadena de tiendas de origen nipón Muji.
El reto es conseguir que la gente haga sus grullas en su casa, le mande una fotografía de su trabajo y ella pueda colgarlo en su blog http://las1000grullas.wordpress.com hasta llegar a las 1.000 grullas por Japón.