Usando la metáfora de una clase y su maestro, la agencia Prolam Y&R de Chile colaboró con UNICEF para este campaña donde un ebrio, una prostituta y un criminal se convierten en el rol a seguir por los niños.