Durante este verano he estado desaparecida del blog. Quería pedir disculpas a los lectores y a Pilar, que se ha encargado por completo de él.

Han sido dos meses de adaptación a dos clientes nuevos, pero no de cualquier forma, sino con los dos niños conmigo mientras trabajaba. El que sepa lo que es una niña de 3 años y uno de 11 meses entenderá que no haya tenido mucho tiempo de escribir tranquila…

Pero las aguas han vuelto a su cauce, hay una rutina y un entendimiento perfecto con los clientes, la niña ha empezado el cole… y aquí estoy de nuevo para seguir comentando con vosotros todo lo que vaya sucediendo alrededor de las redes sociales!

Gracias por esperarme!