La buena publicidad se puede convertir en un gran arma para lograr un cometido social, como lo hizo Ogilvy & Mather para la Health Promotion Foundation de Tailandia.

Para recordarles a los adultos porqué es malo fumar, hicieron que un niño fuera quien les pidiera fuego para su cigarrillo, miren los resultados.

via:http://gutenver.tv/