Una vez determinadas las palabras de búsqueda por las que vamos a competir en los resultados de los buscadores, es necesario fijar una meta y crear las acciones necesarias para alcanzarla.

Por supuesto, aparecer el primero en las búsquedas será lo más deseado, pero no hay descartar otras opciones, resultado de analizar a la competencia, que determinarán el esfuerzo que deberemos realizar en cada fase del proyecto SEO.

El esfuerzo necesario para posicionar por una única palabra puede ser mayor que el que se necesita para posicionar otras 10 o 12, con menor competencia y, en global, que aporten más visitas que el primer término objetivo.