Hace años que Calvin Klein aprovecha el tirón de la provocación para vender más. Todos recordamos campañas que hace años fueron polémicas… pero hoy día no serían suficientes. Todos, adolescentes incluídos, estamos mucho más acostumbrados a escenas más o menos explícitas de contenido sexual o sensual, así que hay que buscar algo que llegue sin rayar en lo obsceno. ¿Y cómo se hace? Cambiando el medio. Calvin Klein apuesta por Tinder.

Parece que cuando pensamos en innovar en medios sociales sólo nos planteamos cómo sorprender con los contenidos. Los contenidos de Facebook y Twitter, claro, y si hay presupuesto, de Instagram o Pinterest. Pero hay algo más y CK lo acaba de demostrar utilizando las plataformas de citas online, los sitios donde los jóvenes entran “a ligar”.

Y se centra en mostrar “Mensajes crudos, historias reales“. Porque ya que muestra le realidad no va a ponerse acaramelado como ya hacen otros. Y atención al mensaje, que no tiene desperdicio.

Calvin Klein

Melisa Goldie, directora de marketing de la marca, dice lo siguiente: “Calvin Klein Jeans tiene una larga historia de combinar energía sexual con relevancia cultural. A través de esta campaña estamos creando una conexión emocional con la tecnología de la generación de hoy, resaltando los nuevos canales habituales para las citas modernas”. “A través de esta campaña estamos creando una conexión emocional con la tecnología de la generación de hoy, resaltando los nuevos canales habituales para las citas modernas“.

Al fin y al cabo, se trata de adaptarse a cómo cambian la sociedad y los tiempos. Y Calvin Klein parece haberlo hecho. ¿Qué os parece?